Bibliotecas ruidosas

bla-blaSeguramente les ha pasado alguna o algunas veces, de ir a alguna o algunas bibliotecas y tener que soportar ruidos (de golpes o cualquier otra cosa) o las distracciones de la gente que entra y sale por la puerta (de tener la puerta cerca de la mesa donde te sientes).

Lo peor no es eso, sino cuando todos empiezan a hablar cada vez mas alto y ocurre un demsadre que tiene que venir el encargado de la biblioteca a dar unos grutos a decir que se callen. Si es que si no se impone el suficiente órden en una biblioteca, muchos acabarán hablando como si en la calle estuviesen, faltando el respeto a todas aquellas personas que vienen a estudiar.

A elegir la biblioteca mas silenciona, ¡adelante!




Compartir ésto en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn