Pensabas que esa persona te quería, pero descubriste lo contrario

girl-517555_640Éste artículo refleja el cómo me siento ahora, por eso voy a escribir sobre éste tema que, para qué negarlo, a veces me da algún malestar (aunque afortunadamente, muchísimo menos del que me daba antes y solo en situaciones en las que la persona me importaba lo suficiente para sufrir).

Durante toda mi vida sufrí (como muchos que me conocen saben de sobra) muchísimas decepciones de personas que consideraba amigos. Algunas han sido mas fuertes que otras, es decir, algunas son de grado leve, de esas que cuando te pasan, te da un cierto dolor emocional pero que sigues hacia adelante como si nada. Ésto pasa cuando la persona que te decepciona, quizás no era amigo o si lo era, era muy poco. Luego están las moderadas, esas que te sientes mal durante un período algo largo de tiempo (aunque tampoco mucho), y que al igual que en la otra, aprendes de ella y al final sigues tu camino, poco a poco adquiriendo mas experiencia de esas cosas. Por último están las decepciones grandes, fuertes, tremendas, de esas que no te puedes creer, de esas que te destrozan en pedazos, y tardas mucho tiempo en recuperarte. Te quedas perplejo, haciéndote preguntas, el por qué ha pasado eso, por qué han tomado esa actitud. También, te empiezas a preguntar si alguna vez fuiste lo suficientemente importante para ellos, ya que cuando hay una acción así, no tiene nada de pinta que hayas tenido la importancia hacia la otra persona ni de un 10% (y uno pensando que era un 100%).




Todo tiene una explicación, pero otra cosa es que la gente esté dispuesta a darlas (cosa no habitual), y cuando la dan, suelen ser excusas, todo ello para quedar bien, pero nunca siendo verdad en todo lo que dicen, excusas baratas y demás chorradas (por no hablar mal diré la palabra chorradas).

Cuando llegan multitud de decepciones, una y otra vez, sobre todo, cuando te llegan las que son fuertes, después de tanto dolor, después de tanto sufrimiento, después de averiguar lo que le importaba a esa gente, y después de aprender y que poco a poco te vaya doliendo menos las cosas, llego a la conclusión de que no merece la pena sufrir por nadie que no valga la pena. Es algo inútil, innecesario, no debería de ser así nunca.

Hay situaciones en las decepciones que se puede pensar que, como ya antes dije, no hay explicación, del por qué ocurrió y por qué tomaron cierta actitud con nosotros. La respuesta es clara, la persona que te traicionó no te valoraba lo suficiente o nada, y cuando digo lo suficiente, me refiero a, como escribí antes, como máximo, menos de un 10%, y no me refiero tampoco a un 9 a un 8 o a un 7, sino quizás te dieron la importancia de un 3% o menos (depende del caso).

Todo el mundo busca la felicidad, pero hay personas que la buscan con comportamientos muy desagradables, negativos, nefastos… (y toda esa clase de calificativos sinónimos de éstas palabras), por lo que ahí, ya empiezan a demostrar su inmensa falsedad (aunque aún no te hayan hecho un acto de tal, como por ejemplo, cuando se inventan excusas super absurdas para cualquier cosa). Por eso, buscan la felicidad pero no están dispuestas a tener momentos que pueden ser bonitos y maravillosos en su vida y optan por no valorarte, y lo que realmente hacen, es no estar valorándose a ellos mismos con esas acciones, porque yo por lo menos, sé lo que valgo. Entonces con dichas acciones, también llego a preguntarme, ¿todo el mundo busca la felicidad? a saber…

Veo a personas “filosóficas” publicando en sus redes sociales, artículos o párrafos sobre la felicidad, sobre el humanismo y sobre todas esas cosas buenas, pero esa misma persona que lo publica, no las tiene ni de lejos. Es a eso a lo que me refiero; mucha gente desde antes de conocerlas, se puede ver lo falsas que pueden llegar a ser con ese tipo de cosas.

¿Serán felices esas personas? no lo sé, realmente si lo son de esa manera, haciendo tanto mal y comportándose como lo hacen, es que son un cero a la izquierda. A veces para colmo, tengo que hacerme el tonto, y hacer como que no me doy cuenta de las cosas, haciendo que “me trago” todo ese hilo de excusas que no se podría creer nadie, pero bueno, quizás la otra persona sepa que me hago el tonto pero prefiere vivir esa farsa, como parece ser que es su modo habitual de vida, pues sería lo normal en ellos.

Ahora bien, también, aparte de la búsqueda de la felicidad de la gente, también piden sinceridad, pero sean sinceros/as con ellos/as, y verán como viene la ofensa. Sí, se sentirán ofendidos por decirles lo que piensas y toda la verdad. ¿Qué demonios hacemos entonces? ¿es que ese tipo de personas no sabe ya ni lo que quiere? con lo de ser sincero, voy a poner un ejemplo, el de las excusas. Cuando te pongan una excusa barata para cualquier cosa (ya sea para un favor que le pides o para quedar… etc), si prueban a decirles algo así como: “eso es mentira, si no quieres verme o hacerme tal favor dímelo y todo se queda claro”. Buenoooo, si les dices eso, ahí viene el auténtico cabreo y ahora te dirá muchas muy malas palabras (y ni una agradable por cierto). Pero, ¿saben qué? si sabes que tienes razón, ya está, podrá la otra persona insultarte con los insultos mas fuertes del mundo, que tanto tú como la otra persona, sabe que ella es negativa, desagradable, falsa…y más cosas malas quizás. Entonces, ¿por qué darle importancia a sus palabras y a la misma persona? No merece NADA la pena. Sé que no es fácil hacerlo, pero se logra, aunque como ya expuse al principio del artículo, que me sigue dando algún malestar, suele ser poco y por poco tiempo, y luego ya, mando al carajo a la persona con las cualidades ya descritas en éste texto y sigo tan contento.

La conclusión es que, continúen su camino hacia adelante, no tengan a personas que les hagan mal cerca, porque la gente así, están “contaminados” por dentro,  y como ya comenté antes, es algo inútil sufrir por éstas cosas.

Vamos gente, a ser felices y a disfrutar de todo, que ninguna persona tóxica les fastidie la vida.

“Consejo que le dedico a toda la buena gente, las que realmente sé que son buenas de verdad, son poquísimas, pero son un verdadero diamante”.

Buenas noches.

 




Compartir ésto en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn