¿Y tú?, ¿cómo realmente eres?

Así son las cosas. Lee el artículo y las entenderás

Imagen1

Dedicado a las personas que se describen echándose flores y flores, diciendo que buscan una persona para que las hagan feliz, que buscan una vida amorosa, cariñosa…etc etc etc y millones de etcéteras.

Aquí hay un grave problema. ¿Qué está ocurriendo?, ¿qué es para ustedes la felicidad? Mucho decir que desean “ésto” o lo “otro”, pero a la hora de la verdad, ¿dónde está eso?, ¿lo buscan realmente?, qué clase de vida estarán buscando, para comportarse como se comportan, para decir siempre esas cosas como se dicen siempre de “odio la falsedad, la hipocresía…blablabla”, eso lo odiamos todos, pero ¿por qué carajos lo escribes si tú eres así también? 



Esa es la parte horrible de la humanidad, que afortunadamente no son todos, pero son muchísimos y muchísimos, que te pueden hablar maravillas de ellos mismos, te pueden ilusionar, para que luego resulten ser, la gran toxicidad del mundo, las que para esa gente,  lo que hacen ellos mismos siempre está bien y lo que hacen los demás es todo malo. Es la parte de las personas prejuiciosas, las que en sus descripciones de cualquier parte (redes sociales, real, chats…etc) te dicen todo tipo de cosas agradables, y a veces uno peca de tonto y se las cree.

Sí… ya sé lo que pueden pensar… algo como: “qué tonto eres si sigues ilusionándote después de todas esas experiencias horribles”. Podrás llamarme tonto, llamarme idiota, llamarme lo que te dé la real gana si quieres, pero primero, he de darte una mala noticia. Debido a las malas experiencias que he tenido, no debe de afectarme ningún insulto por muy fuerte que sea, y segundo, si pensara que por mis experiencias pasadas, todas las futuras van a ser así, estaría siendo una persona prejuiciosa, como tú lo has sido ahora si me has llamado esas cosas desagradables por tener ilusión. ¿Quién es el tonto, idiota o todo eso tan malo que pensaste de mí? sin duda, ya ves que yo no, lo quieras entender o no.

Sí gente, como ya saben, seguiré ilusionándome, seguiré pensando que por ahí habrá alguien, alguna persona dispuesta a ser feliz realmente, sin mentiras, sin intereses materiales, sin nada desagradable, pero con confianza, con respeto, con amor, con cariño… y con todas las cualidades agradables para ser feliz. Claro que todos tenemos defectos, pero son defectos buenos, que no importan en absoluto que se tengan, pero hay cosas, que no son defectos, o si lo son, lo son atroces, como son, la decepción, la traición, el interés, la maldad, la hipocresía, y todas esas cosas que ya saben, y eso… es lo que veo, en el 95% aproximadamente de la gente que he conocido.

¿Y tú?, ¿cómo realmente eres?

Buenas tardes.


Compartir ésto en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn