• Home »
  • Relatos »
  • El Castillo del Tiempo – Capítulo 6 – Información aclaratoria

El Castillo del Tiempo – Capítulo 6 – Información aclaratoria

castillo1

Pedro se quedó unos segundos mirando a Ananda esperando a que le respondiera quién era el que había viajado en el tiempo en aquel castillo cuando apareció en su época, y ella continuó diciendo:

-Usted.

-¿Yo? – Contestó Pedro asombrado.

-Exactamente, usted era el viajero –

– ¿¿Pero cómo??, si yo estaba…

Ananda lo interrumpió mientras hablaba para decirle:

– Usted venía de un pasado paralelo, en donde hizo que las circunstancias fuesen idénticas al actual, y por eso volvió a su época.

-¿Y donde estaba mi otro yo? – Volvió a preguntar nuevamente Pedro

– Al volver a un presente idéntico de otro pasado paralelo, su otro yo se convierte automáticamente en usted. El viajero es usted mismo.

– Pero me acordaría ¿no?

– No. Porque el que hizo el viaje es su yo del otro pasado, pero al volver aquí, como ya le dije, se convierte automáticamente en usted. No es que no se acuerde, sino que para usted nunca ha ocurrido porque usted es el usted de éste presente, y no el que venía del otro pasado, por eso el otro se convirtió en usted, y como está en el presente actual, no tiene recuerdos de ello, porque no los ha habido – Le informó Ananda.

Pedro volvió a hacerle otra pregunta a ella:

-¿Y cuándo había viajado yo al pasado?

Ananda le respondió sonriendo:

– Eso sí que debe de recordarlo. Lo único que no puede tener en mente, es su viaje al presente idéntico.

-¿Se refiere a que mi viaje al pasado fue la primera vez que me metí en el castillo?

– Exactamente.

– No entiendo muy bien lo que quiere decir con todo ésto – Comentó Pedro.

Ananda volvió a informarle:

-Existen varios presentes paralelos, pero cada uno se forma desde que haya un mínimo cambio en el pasado. Su yo de uno de los presentes viajó al pasado, en la misma fecha en la que usted fue, pero su otro yo, hizo que el pasado al que viajó, tuviesen los mismos hechos idénticos al pasado de éste presente, por eso al volver al presente, volvió a éste, convirtiéndose en usted

Pedro continuó diciendo:

– Lo que no entiendo es cómo mi otro yo, llegó al castillo en mi época, si éste castillo nunca había estado aquí en ésta época.

– En ésta época no, pero sí estuvo, como le dije, en el año 1510 – Le dijo Ananda.

– ¿Pero entonces cómo pudo meterse en él desde mi presente? Preguntó bastante intrigado Pedro.

Ananda continuó explicándole:

– En el año 1510, una persona llamada Tobías, usó el castillo para volver a éste presente, y ahí se había quedado.

– ¡Tobías! – Dijo asombrado Pedro, para luego continuar diciendo:

– ¿Es el mismo de mi edificio, el que yo conozco?

– Exactamente – Respondió Ananda.

Pedro se quedó pensando, incrédulo, por todo lo que le estaba contando Ananda, y posteriormente le comentó a ella:

– Hay algo que no entiendo.

– ¿Qué no entiende?

Pedro continuó:

– Si Tobías estaba en el año 1510, tenía que haber venido del futuro, es decir, de mi presente ¿no?

– Es posible, pero esa información la desconozco – Le contestó Ananda.

– Bueno, una última cosa quería preguntarte .

– Dime.

Pedro le realizó las siguientes preguntas:

– Los carteles de avisos en la puerta y en los papeles, los ha escrito usted me imagino ¿no? y otra cosa, ¿por qué la puerta de la escalera siempre está cerrada cuando la dejo abierta? 

– Los carteles lo han escrito la gente que viaja en el tiempo en el castillo. El tema de la puerta, es porque constantemente están viajando personas a través del castillo aunque no pueda verlas, y los viajeros la suelen volver a cerrar, aunque no todos lo hacen.

Pedro ponía cara de asombro, y preguntó:

– ¿Cómo es posible?

– Desde 1510, han viajado varias personas en el tiempo al futuro, pasando por muchas épocas, por lo que cuando usted está en ésta habitación, en el castillo pueden estar viajando otras personas, pero en otra época, por eso no las vé, ya que dentro del castillo, hace ese efecto, al ser el medio de transporte. Además, al estar los viajeros en otras épocas pero dentro del castillo, no pueden verse los unos a los otros en distintas épocas y en distintos pasados, futuros y presentes. La única forma para que se vean dos viajeros dentro del castillo es que entren por ejemplo dos personas y la puerta de entrada continúe abierta. Una vez se cierra, si volviese a entrar otra abriendo la puerta, ni siquiera vería la puerta abriéndose aunque siga en esa época y ese presente. Como le dije, el castillo tiene ese efecto.

Pedro no daba crédito a lo que estaba escuchando, y después de un rato callado pensando en todo, sólo dijo:

– Me gustaría volver al presente de mi época.

– Antes de que decida, me gustaría comentarle algo sobre el presente donde estamos ahora, en el 2005.

Pedro volvió a quedarse mirando a Ananda esperando a que ella le dijese lo que iba a decirle.

-Aparte de lo que ya vió en el reportaje que le mostré antes, usted en ésta época trabaja en un concesionario de coches de lujo, ganando 18.170 Kinas mensuales. Si saliera ahora del castillo, volvería a su puesto de trabajo al día siguiente y viviría de lujo con riquezas.

El  sueldo de 18.170 Kinas, equivalía a 5.000 Euros.

– Si le digo la verdad, prefiero volver a mi época. Allí aunque soy pobre, tengo a mi familia, amigos y conocidos”- Respondió Pedro.

– ¿Está seguro verdad?

– Completamente – Respondió Pedro con toda seguridad.

Ananda dijo:

-Muy bien – Y poco después, se encendió el televisor de nuevo y salieron las interferencias, pero ésta vez, la alarma solo tardó tres segundos, y no veinte como había pasado anteriormente.

(Continúa en el capítulo 7) – Próximamente





El Castillo del Tiempo
CC by-nc-nd 4.0
Borthen Inv

Compartir ésto en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn