Discusión por tener la razón (gente que no acepta equivocarse)

Cuando la gente se sumerge en una discusión innecesaria solo por no darle la razón al que dice la verdad

¿Has tenido alguna vez alguna discusión con personas que aún diciéndoles la verdad, te dicen que estás equivocado? seguro que sí

discusión

Seguramente en ocasiones has tenido discusiones con personas con las que por “X” temas, se ha derivado en una discusión muy grande y de forma innecesaria, porque aún habiéndoles dicho cosas que son ciertas, la otra persona, lo niega por el hecho de querer tener razón siempre en lo que dice.

Para empezar, yo creo que todas o casi todas las personas del mundo, habremos hecho ésto alguna vez, pero algunos por casos justificables.

En mi caso, creo que alguna vez que otra lo hice (aunque no lo recuerdo bien), porque la discusión era con una persona de las que se creían “sabelotodo”, y como esa gente me da rabia, pues me veía en la obligación de hacer eso 😀

Pero no, éste artículo no trata de los que lo hacen por ese motivo, sino por los que cuento ahora.

Éste artículo lo escribo porque como me ha pasado eso recientemente, me ayuda a ponerme mejor de la rabia que sufro cuando me ocurre.

(Aprenderé a hacer los siguientes pasos, de hecho, en algunos aspectos parecidos a éstos, creo que he aprendido)




Por ejemplo:

Todo puede comenzar porque estás en una discusión de… pongamos el tema de la política, y dos personas tienen ideologías totalmente diferentes.

Lo que puede ser una conversación normal, entretenida y amena, se convierte en una tormenta para ambos porque una de las dos personas (o las dos), quiere tener la razón aún haciéndole ver la otra persona, que no la tiene.

¿Por qué ocurre ésto?

Pues bien, viendo un vídeo en youtube de un psicólogo al que le preguntaban, decía que era por inseguridad.

Sí, porque la persona no suele tener seguridad en sí misma, y si no le dan la razón, se ve como si le hubiesen dado un “palo” por así decirlo. (No recuerdo las palabras exactas del psicólogo pero venía a decir eso).

Eso produce rabia e ira tanto en la persona “morruda”, como en la que no lo es (en el caso de que solo hubiese una), y es algo que es lógicamente innecesario.

Lo que está claro es que cada persona debe tener su propia idea, incluso aunque esté equivocada (siempre y cuando no sea algo atroz), pues puede tenerla y que la defienda como quiera, pero lo que nunca debe permitirse, es la IMPOSICIÓN de la idea, es decir, eso de: “tú tienes que pensar así porque….etc etc”. Eso es una locura.

La imposición evidentemente siempre es horrible porque estás diciéndole a alguien que piense como tú, como que todo el mundo tiene que tener tus ideas, y si no, está mal para ti. Es fatídico. 

Un ejemplo claro de lo anterior llevado al extremo, sería el de Hitler, que quería que todo el mundo tuviese su ideología, y lo que él consideraba que estaba mal, lo eliminaba, es decir, todo lo que hacía era horroroso.

Cuando yo hablo de algo, es porque conozco esa situación, y sé de lo que estoy hablando.

En alguna ocasión que otra me he podido equivocar en algo y si veo el error, lo reconozco.

Aún así, si no lo quisiera reconocer, no diría una frase como: “te equivocas, eso no es así porque…” sino, “para mí no es así porque…“, siempre respetando la idea del otro al igual que el otro respete la mía, pero bueno, yo con gente con dos dedos de frente, no tengo la necesidad de ponerme de forma “cabezota”.

La persona “morruda” o “cabezuda”, si le hacen ver que se equivoca, no la verás diciendo nunca la frase de: “es cierto, me equivoqué. Es que pensaba que era del otro modo”.

¿Qué hacer ante éste tipo de personas?

Si eres de las personas que no le gusta discutir, simplemente, cuando veas que la persona está “erre que erre” con lo mismo, ya está, déjalo así. Tú no te sientas mal por nada aunque sea difícil hacer eso.




Es posible que la persona te intente hacer daño con desprestigios como por ejemplo:

“es que tú no sabes de eso” (refiriéndose al tema que hablan) y frases de ese estilo en las que la otra persona te dice que “sabe más que tú”.

Son cosas que se dicen para sentirse uno superior, pero por lo que dije antes, porque no tienen seguridad o tienen baja autoestima, entonces tienen que intentar esas cosas para sentirse bien, para sentirse que tienen poder imponiendo su idea al otro.

Sé que es difícil pensar así en ese momento y no sentirse mal, porque son frases dañinas, pero:

como todo, requiere entrenamiento, en éste caso, entrenamiento mental.

Si ven que la otra persona no quiere ver la realidad y hay una discusión por ello, tranquilos, hagan ésto:

Le dices que paras ya la discusión, que cada uno tiene su idea y ya está.

Con ésto, la otra persona seguramente dirá alguna cosa mas para hacer daño o para seguir diciendo que su idea es la verdadera.

Si en ese caso nos sentimos frustrados, hagan lo que sea para sentirse bien y piensen lo siguiente:

“si yo sé que tengo razón, ¿qué mas da que me haya dicho eso para dañar?

También, con lo anterior, apliquen la famosa frase de:

“mientras yo sepa lo que soy, no me importa lo que los demás piensen de mí”.

Son cosas que se dicen fácil, pero si se entrenan bien, pueden lograr eso.

Una de las cosas mas difíciles en éste tipo de cosas, es que cuando la persona te dice algo malo y tu para no seguir la discusión, no le respondes algo defendiéndote, tienes la impresión de que la otra persona te ha dejado callado, pero volviendo a la frase anterior adaptando la frase a ésto:

“mientras tú sepas que no te ha dejado callado, no importa lo que piensen los demás”.

Eso es muy difícil de conseguir, porque la otra persona ve herido su honor, y ese es el mayor problema que ocurre para superar eso, pero el que lo logra, al ver que realmente no se ha dañado nada, ya no sufre por ese tipo de gente que tienen un problema psicológico muy grande y que por supuesto, no lo van a reconocer.

Voy a poner un ejemplo de lo anterior para que vean que si tú sabes la realidad, no importa lo que opinen:

Imagina que se te acusa de haber ido a la luna y robar piedras en ella y llevártelas a casa. Imagina que alguien lo piensa y lo cree firmemente. Tu te defenderás de esas acusaciones, pero si la otra persona insiste y te dice: “yo sé que tú las robaste, no me vengas con cuentos, eres un mentiroso”.

¿No te reirías? no creo que te afectara porque sabes que es mentira, que no has ido a la Luna a robar piedras.

Pues con lo anterior sería lo mismo. Aunque el otro piense que te ha dejado callado, no ha sido así, y si tú sabes que la realidad es esa, no te tienes por qué sentir mal.

Recuerden que una persona que te quiere y te respeta, respetará tus ideas y nunca te intentará imponer nada, así que si lo hace, no te quiere de verdad.

Realmente, a mí no me tiene por qué importar algo que diga una persona a la que no le tengo afecto, y yo a una persona que hace lo anterior, no se lo tengo, pero como dije, me sigue produciendo rabia y debo aprender también éstas pautas para que no me importe.

Lo correcto es, que cada uno ponga su punto de vista sobre un tema, haya un debate sobre ello, que los dos defiendan su idea, pero que NUNCA ninguno le diga al otro, “tú tienes que tener mi ideología”.

 

Buenas noches 😉

Compartir ésto en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn